disDificultad se considera cuando una persona a pesar de tener: la experiencia repetida, la motivación, un coeficiente intelectual normal o superior, de todas maneras no aprende.

Los problemas que los estudiantes regulares están experimentando han aumentado dramáticamente en los últimos años. Los estudiantes que tienen dificultades para aprender no son necesariamente menos inteligentes o menos capaces que los estudiantes exitosos.

Aunque muchos de estos niños han sido etiquetados con “dificultades para el aprendizaje”, una descripción más precisa es “dificultades de estrategia de aprendizaje.” Muchas estrategias simplemente nunca se les ha enseñado que son compatibles con la forma en que piensan y aprenden. Una vez que se les enseña las técnicas apropiadas, sus problemas de aprendizaje disminuyen significativamente.

Hoy en día, más de ochenta discapacidades de aprendizaje diferentes se han definido y estudiado. Las comunidades científicas y académicas están publicando estudios ocupados en revistas que apoyan diversas teorías. ¿Qué teoría es verdadera? ¿Qué se supone que debemos creer?

Existe evidencia empírica de que los problemas de aprendizaje y de comportamiento asociados con la dislexia y déficit de atención (TDAH) se pueden corregir sin intervención física o química. Es relativamente simple cuando la Teoría Davis® reconoce y aborda las habilidades y talentos naturales de una persona como vías para superar las dificultades que puedan acompañarlos.